Un día como auxiliar veterinario

Si bien cada puesto dentro del equipo de práctica veterinaria es importante, los auxiliares veterinarios desempeñan un papel fundamental, literalmente, y en Duna Formación te contamos por qué.

 

En el transcurso de un solo día, un auxiliar brinda ayuda a los veterinarios, lo que a su vez permite que esos miembros del equipo desarrollen las tareas y responsabilidades de sus puestos. Al minuto siguiente, éste puede ayudar a un cliente a comprender por qué es tan importante limpiar los dientes de una mascota o echar una mano en la recepción.
Ayuda también a mantener limpias y preparadas las salas de exámenes, acondicionar  el trabajo del laboratorio, hacer el inventario, actualizar registros médicos y muchas más cosas que los asistentes veterinarios hacen en un día de lo que la mayoría de la gente piensa.

 

Tareas diarias 

 

Los auxiliares veterinarios desempeñan un papel vital para garantizar que las mascotas reciban la excelente atención veterinaria que sus dueños esperan.

 

Dependiendo de la naturaleza de la práctica, puede trabajar varias horas. Los auxiliares que trabajan en una clínica abierta las 24 horas pueden encontrarse trabajando en cualquier momento del día o de la noche. Por el contrario, otras veterinarias abren sus puertas durante el horario comercial habitual, lo que permitirá a éste trabajar en un turno regular. Otros lugares que involucran el cuidado de animales, reservas naturales, refugios de mascotas o laboratorios pueden tener sus propias necesidades y horarios de personal.

 

Cuando un auxiliar veterinario llega por primera vez al trabajo, ella o él probablemente se reunirá con el supervisor para determinar cómo será el horario del día. En la mayoría de los casos, el supervisor será un veterinario.

 

En las tareas diarias, algunos comienzan el día alimentando y cambiando la ropa de cama para los diversos animales bajo el cuidado de la clínica. Dependiendo a qué servicios veterinarios se dedique la clínica, esto puede implicar trabajar con mascotas comunes o animales grandes y exóticos. Una de las partes más importantes de este deber es garantizar que los recintos permanezcan limpios para evitar la propagación de enfermedades infecciosas. Finalmente, si el auxiliar nota que algún animal se está comportando de manera inusual, debe trasladar ésta información al veterinario lo antes posible.

 

Además, otra tarea importante implica asegurarse de que el veterinario tenga el equipo que necesita, así como llevar a cabo tareas como la limpieza y preparación de salas de operación y examen.

 

También brindará apoyo con el inventario de los suministros para determinar qué materiales deben reemplazarse. En muchas prácticas, un auxiliar veterinario llevará a cabo el proceso de completar estos pedidos. Cuando se entregan equipos o suministros, éste lo almacenará adecuadamente mientras se asegura de que los registros se hayan actualizado para reflejar las nuevas entregas.

 

Antes de finalizar el turno, hay que revisar que todos los animales hayan sido alimentados y se les de agua para pasar la noche. Esto es de suma importancia en prácticas que no cuentan con personal las 24 horas. Además, se asegurará de que todos los recintos de animales y las puertas exteriores se hayan asegurado durante la noche.

 

Los auxiliares juegan un papel vital en ayudar a los veterinarios a brindar la mejor atención posible a los pacientes animales. Si te gustó nuestro post ¡Compártelo!



×