¿Por qué los centros son concertados?

En primer lugar, nosotros apostamos y queremos que la formación sea la mejor posible para nuestros alumnos. Por este motivo, entendemos que si damos libertad en la elección del centro para la formación práctica, se escaparía de nuestro control el cumplimiento del temario al 100%.

Disponer de centros concertados para la formación práctica hace que estos mismos tengan un contrato con el proyecto de formación de Duna. Este contrato asegura que el centro esté obligado a impartir el temario práctico en su totalidad.

Además de esta forma, el centro es partícipe activo en la formación práctica, enseñando los aspectos esenciales del profesional auxiliar como ellos quieren que sean en un futuro. Por este motivo, realizar la formación práctica en centros concertados y además de primer nivel, es una garantía de aprendizaje para nuestros alumnos.

Un detalle si cabe aún más importante es que los centros formadores apuestan por la formación práctica, ¿esto qué quiere decir?. Es muy importante que el centro quiera formar a los alumnos, implica que el centro va a estar de forma activa facilitando y motivando el aprendizaje de los alumnos.

Desde el punto del alumno, este hecho hace que la motivación sea máxima por no dejar de aprender más y más cada día. Si el alumno muestra entusiasmo e interés, este se transmite al equipo de cada centro formador, creándose un ciclo que se retroalimenta en una enseñanza y aprendizaje continuo.

¿Qué mejor forma de comenzar la relación con el sector veterinario que formando parte de un equipo de primer nivel y siendo referencia en su zona de influencia?. De este binomio, solo pueden salir buenos profesionales que tendrán un largo porvenir como Auxiliares Clínicos Veterinarios.



×