fbpx

Petardos

Muchos animales tienen miedo, fobia o les ocasiona ansiedad los sonidos fuertes, en concreto los petardos y/o fuegos artificiales. Existen algunos aspectos que pueden ocasionar estos miedos, vamos a destacar algunos de ellos:

  • La genética: existen estudios que demuestran que el miedo es una de las conductas que más se hereda, por lo que si los progenitores del perro son miedosos, es posible que su descendencia desarrolle también esta conducta.
  • La socialización: si durante su etapa de cachorro no se le expuso a estos sonidos o tuvo alguna experiencia negativa que pueda asociarla, es más sencillo que muestre este miedo.
  • Experiencias de adulto: pese a haber sido expuesto de cachorro, también pueden desarrollar este miedo de adultos si va asociado a alguna experiencia negativa.
  • Refuerzos asociados al miedo: a veces, si detectamos que nuestro peludo tiene miedo, intentamos calmarlo o distraerlo, cosa que puede resultar contraproducente, ya que reforzamos esta conducta, el perro sabe que si actúa de esa manera, va a tener más atención de sus humanos.
  • Sensibilidad auditiva: algunos especialistas, han determinado que también es posible que algunos perros puedan tener una sensibilidad auditiva a determinados ruidos.

Es importante que si tu animal sufre de este miedo sea evaluado y tratado por un veterinario especialista en etología. No obstante, aquí te dejamos algunos consejos que pueden ayudarte:

  1. Crea una zona segura para tu peludo, un sitio donde se sienta tranquilo y seguro, recuerda que debe disponer de todo lo necesario, agua, comida, juguete, cama,etc…
  2. Es importante que evitemos esa zona segura sea la misma donde se esconde el perro, pero no obligarlo, permítele que se esconda donde quiera.
  3. Evita poner esa zona segura en zonas muy ruidosas de la casa, también puede enmascarar los ruidos con música.
  4. A modo de complemento, utiliza un difusor de feromonas apaciguadoras para que se sienta más tranquilo.

Consulta siempre a un profesional, antes de tomar ninguna decisión que pueda poner en riesgo a tu mascota.



×