fbpx

Densidades radiográficas

En 1896, el físico alemán Wilhelm Röentgen, descubrió los rayos X mientras investigaban las propiedades de los electrones dentro de un tubo de rayos catódicos.

Este descubrimiento fue posible gracias a la capacidad de penetración de este tipo de radiación en la materia y, por lo tanto, en los tejidos vivos.

Por ese motivo los hace muy útiles en medicina. La exploración radiológica en la clínica veterinaria es una ayuda muy valiosa para el diagnóstico de muchas patologías.

La propiedad que tienen los rayos X de atravesar la materia con diferentes absorciones dependiendo de la sustancia y de su estado físico hace que en el cuerpo podamos encontrar cinco densidades fundamentales:

    1. AIRE (negro): La menor absorción de rayos X. Engloba al aire u otro gas que nos encontremos dentro del organismo. Pulmones, tubo digestivo…
    2. GRASA (gris): Absorbe algo más de radiación. Nos la encontramos entre los músculos, en el abdomen rodeado las vísceras…
    3. AGUA (gris pálido): Mayor absorción. Músculos, vísceras, vasos, intestino con contenido…
    4. CALCIO (blanco): Gran absorción. Huesos, cartílagos calcificados…
    5. METAL (blanco absoluto): De forma natural no existe en el organismo.

El uso de los rayos-X en radiodiagnóstico permite la visualización de las estructuras internas del cuerpo de los animales según la opacidad que presenten los mismos.

En nuestro curso de ACV tenemos un módulo formativo exclusivo de procedimientos de imagen para el diagnóstico en la medicina veterinaria.

¡Elige formación de calidad!



×